PLAZA DE TETUÁN
PLAZA DE TETUÁN

En la Plaza de Tetuán se dilucidó en buena medida el destino del golpe de estado contra la República democrática que originó la guerra civil española (1936-1939).

 

El 18 de julio de 1936 el edificio de Capitanía General (antiguo Real Convento de Santo Domingo) albergaba el Cuartel General de la III División Orgánica del Ejército español, que comprendía los destacamentos militares de Albacete, Alicante, Castellón, Murcia y València, al mando del general de Brigada Fernando Martínez-Monge Restoy (1874-1963). El control de Capitanía constituía un factor clave para sublevar las guarniciones de su jurisdicción, pero también, la posición estratégica de València respecto a Madrid y Barcelona, podía incidir en la suerte final de la insurrección antirrepublicana. Frente a Capitanía, la sede de la Derecha Regional Valenciana instalada en el neoclásico Palacio de los Condes de Cervelló, histórico edificio de la memoria liberal en el que Fernando VII derogó la Constitución de Cádiz de 1812 (la “Pepa”) para reinstaurar el absolutismo.

 

En el Palacio de Cervelló se habían concentrado el 18 de julio de 1936 militantes armados de la Derecha Regional y de Falange para apoyar a los oficiales conjurados en su objetivo de sublevarse y conquistar Capitanía, produciéndose el primer enfrentamiento armado con un coche de milicianos republicanos. En Capitanía, la oficialidad insurrecta esperaba el instante definitivo para conquistar el poder de las fuerzas militares. Sin embargo, Fernando Martínez-Monge decidió, al igual que otros oficiales, permanecer fiel al legítimo gobierno de la República y su actitud ayudó, entre otros factores, a decidir el fracaso de la conjura antirrepublicana en València. Martínez-Monge, siempre leal a la República, se exilió de España al término de la guerra (1939) y murió en Buenos Aires (Argentina).

 

Ya en plena guerra civil, el Palacio de Cervelló albergaría al Comité Regional del Partido Comunista, lo que provocó que la entonces Plaza de la Señera fuera conocida popularmente como la “Plaza Roja”. El 30 de octubre de 1936 la Plaza asistió a un grave suceso entre comunistas y milicianos anarquistas, enfrentados por sus diferencias respecto a la organización de la economía, la política y el Ejército, con el resultado provisional de más de 20 muertos. Disputa que preludia los sucesos de mayo de 1937 en Barcelona.

Cuando Valencia fue capital de la República (noviembre 1936-octubre 1937), el edificio de Capitanía se destinó a la sede de la Presidencia de la República, y, por tanto, a actos de protocolo, visitas internacionales o reuniones de cariz político. Sin embargo, Manuel Azaña (Izquierda Republicana), Presidente de la República, apenas ocuparía su residencia oficial puesto que se trasladó a La Pobleta, una masía situada en Serra (Sierra Calderona), lugar en el que escribiría el dietario Cuaderno de La Pobleta. El propio Azaña anotó, “la hedionda Capitanía donde reina el aberrado gusto del país, la vetustez sucia de los centros oficiales y el olor a las pomadas y tintes de todos los capitanes generales que allí se han albergado durante un siglo”. En esta plaza, también se instaló el Ministerio de Hacienda y Economía (palacio de Moróder, actualmente Edificio Moroder Gómez) que ocupó el socialista Juan Negrín.

 

El Palacio de Cervelló que ha acogido entre otros a Fernando VII, a la regente María Cristina o a Isabel II es en la actualidad es uno de los principales espacios culturales de la ciudad de València, albergando el Archivo Histórico Municipal, exposiciones o espacios como el Salón de Baile y la Biblioteca. Al mismo tiempo, el interior de Capitanía General ha conservado un relevante conjunto histórico-artístico.