Colegio de los Jesuitas
COL·LEGI DELS JESUÏTES

El Colegio de San José, de la Compañía de Jesús, fue fundado en 1870 como centro de enseñanza secundaria y es uno de los ejemplos de la movilización católica de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, en defensa de la Iglesia y sus postulados. En este caso, la iniciativa estaba destinada a educar a los hijos de las familias influyentes de la ciudad.

 

La Compañía eligió el lugar por estar situado a las afuera de la ciudad, en una zona sana e higiénica. El edificio comenzó a construirse en junio de 1879 y fue concluido en septiembre de 1880. Posteriormente, vivió sucesivas ampliaciones en las que se construyeron la capilla y el salón de actos, y se ampliaron las alas laterales, aunque sólo con una planta, a diferencia del resto del edificio, que tenía tres. Sería ya en los años veinte del siglo XX cuando se igualaron las alas a tres plantas. Con esta última ampliación y la compra de dos solares en dirección al cauce del río Turia, en 1922 y 1926, llegamos a la imagen que tenía el Colegio en los años treinta.

 

Fue en ese momento cuando, al ser propiedad de la Compañía de Jesús, esta institución se vio afectada por lo dispuesto en el artículo 26 de la Constitución de 1931: disolución de la Compañía y nacionalización de sus bienes, que se dedicarían a fines benéficos y docentes.

 

Por ello, desde 1932, comenzaron a instalarse diferentes instituciones dedicadas fundamentalmente a la educación, lo cual se vio potenciado durante la guerra civil española (1936-1939) y convirtió a este complejo en un ejemplo de la acción educativa llevada a cabo por la Segunda República española, tanto en período de paz como de guerra.
De esta forma, al final de la entonces llamada Gran Vía Ramón y Cajal se reunían las siguientes instituciones:

a) El Instituto-Escuela, creado en València en 1932, era un ejemplo característico de la aplicación, en un centro público, destinado a alumnos sobre todo, aunque no sólo, de Secundaria, de los principios pedagógicos y metodológicos de la Institución Libre de Enseñanza.

 

b) El Instituto Obrero de València, creado en noviembre de 1936 e inaugurado en enero de 1937, era la institución educativa donde se aplicó el recién aprobado Bachillerato abreviado. Este, de dos años de duración con dos cursos semestrales cada año, tenía como objetivo fundamental facilitar el acceso a la Universidad a los sectores populares y trabajadores.

 

c) El Instituto Nacional de Segunda Enseñanza Blasco Ibáñez, segundo centro de Secundaria de la ciudad después del Luis Vives, creado en 1933, y que había sido ubicado en diferentes lugares de la ciudad, sobre todo en el entorno del Ensanche de Ruzafa (calles del Almirante Cadarso y Avenida 14 de abril, actual Reino de València), hasta su instalación aquí a principios de 1937.

 

d) El Grupo Escolar Luis Bello, el único centro de Primaria de todo el conjunto, junto con las escuelas General y Diferencial del Instituto-Escuela.

 

e) La Escuela Normal. La institución de formación de los futuros maestros y maestras fue trasladada en 1932 desde su lugar originario, la Casa de la Educación, en la trasera del Ayuntamiento, en la calle del Arzobispo Mayoral. Durante la guerra, acogió también a la Normal 1 de Madrid y, al instalarse el Instituto Obrero, tuvo que trasladarse, en marzo de 1937, primero hasta la Escuela de Artesanos (Avenida 14 de abril) y después a la Avenida de Mariano Aser (actual Paseo de la Alameda).

 

La victoria franquista supuso la desaparición de este conjunto educativo, no sólo porque el inmueble fue devuelto a la Compañía de Jesús, sino también porque las instituciones que albergaba fueron eliminadas, como el Instituto-Escuela o el Instituto Obrero, o trasladadas y modificadas, como el Instituto Blasco Ibáñez, que se instaló de nuevo en la calle del Almirante Cadarso, ahora con un nuevo nombre (San Vicente Ferrer) y con unas nuevas destinatarias, pues se convertiría en el instituto femenino de la ciudad.

 

Documental “La república de los maestros” (2004). Victoria Martínez i Arturo Villacorta.