Entorno del Palau de la Generalitat
ENTORNO DEL PALAU DE LA GENERALITAT

Durante la guerra civil española (1936-1939), al lado de esta plaza, entonces de Vinatea (bautizada en recuerdo de Francesc de Vinatea, jurado de la ciudad en el siglo XIV), la Torre del Micalet acogía el centro neurálgico de la Defensa Especial contra Aeronaves. La DECA coordinaba el sistema de defensa pasiva y avisaba de la llegada de bombarderos, normalmente pertenecientes a la Aviazione Legionaria. Basados en Mallorca, su llegada por mar hacía imposible detectarlos con suficiente antelación, pese al uso de fonoreceptores para oír antes el ruido de sus motores. Los puntos avanzados de observación repartidos entre la costa y Ciutat Vella tenían, pues, un tiempo mínimo de respuesta para avisar al centro de observación del Micalet, que ordenaba entonces que las sirenas sonaran y las baterías antiaéreas abrieran fuego. Se trataba de un sistema insuficiente y obsoleto para hacer frente a la moderna guerra aérea. De hecho, no tenemos constancia de que ningún avión atacante fuera derribado sobre València y la principal tarea de la Junta de Defensa Pasiva (creada en abril de 1937) en caso de ataque era reducir al máximo la pérdida de vidas entre la población civil.

 

Al oír las sirenas (de entre tres y cinco minutos de duración), la gente corría a los refugios, como el construido en el antiguo emplazamiento de la Batlia (o Casa de la Ciudad) en 1938, si bien desconocemos su tamaño y capacidad. Pasada la amenaza, las sirenas volvían a sonar dos minutos para avisar a la población de que podían volver a la calle. Hoy en día, sólo se conserva una de las veinticinco sirenas de la ciudad, en la calle Martínez Aloy.

 

El Palau de la Generalitat es desde el regreso de la democracia la sede de la Presidència del Consell, el Gobierno valenciano. Construido en buena parte en el siglo XV y declarado Bien de Interés Cultural (BIC) ya en 1931, el edificio acogió durante los meses posteriores al golpe de Estado de 1936 al Comité Ejecutivo Popular (CEP), verdadero poder alternativo y único organismo político de gobierno para la retaguardia valenciana. Contaba con representantes de todas las fuerzas políticas y sindicales que apoyaban la causa de la República: dos representantes de la UGT y dos de la CNT, uno de la FAI y uno por cada partido que integraba el Frente Popular. En paralelo al cierre de la fase revolucionaria y el traslado a València del Gobierno de la República, en enero de 1937 el CEP fue sustituido por el nuevo Consejo Provincial, especie de Diputación extraordinaria de guerra, con menos poder pero con Consejerías de intensa actividad, como la de Prensa y Propaganda o la de Sanidad. En un principio, el sótano del edificio debía proteger las obras de arte de la Diputación, pero sus humedades hicieron que se pensara en el propio refugio. Sin embargo, su tardía conclusión y el creciente número de bombardeos acabaron motivando que se pidiera a la Junta del Tesoro Artístico que las recogiera y reubicara en otro lugar.

Parentesis GVA_TRZ_Positivo
 

 

VALENCIA EN LA RETAGUARDIA. España, 1937? from IVAC on Vimeo.